Miguel Larrañaga. Periodista, trader y escritor freelance

Lejos quedaron los tiempos de la seguridad laboral y del trabajo para toda la vida, hoy en día, nos toca, a la mayoría, empezar de cero en algún momento de nuestra carrera buscando nuevas alternativas para poder seguir trabajando. Miguel Larrañaga comentarista de bolsa en el periódico digital Diario Abierto y “trader”, lo ha hecho con éxito y nos cuenta su experiencia así como su visión clara del funcionamiento del mercado freelance  en esta entrevista.

¿A que te dedicas exactamente?

Hasta hace unos años yo era un trabajador normal, con su nomina y demás hasta que un ERE injusto y no pactado me puso en la calle, a partir de ese momento, me tuve que buscar la vida teniendo claro que con 46 años no iba a encontrar trabajo fácilmente.

Había que ser realista y entender, que era difícil aspirar a que nadie me pagase lo que yo ganaba trabajando como comentarista de bolsa en el  periodico ABC (Madrid) durante 20 años. Por eso, decidí sacar partido a mi experiencia, a mis conocimientos y sobre todo a mi agenda  y empezar a trabajar por libre.

En seguida me incorpore a un proyecto escribiendo como comentarista de bolsa para el diarioabierto.es, desde entonces, trabajo como autónomo y tengo un acuerdo con ellos para escribir una cantidad determinada de artículos.

Por otra parte, siempre me ha apasionado la bolsa y cuando conocí a Angel Matute que comparte conmigo una visión bastante particular de los mercados, comenzamos juntos un blog Market Timing y ahora estamos preparando un libro que va a salir al mercado en breve explicando el funcionamiento de unos indicadores para el “trading” que no se han dado a conocer en el mercado salvo a través de la obra de Javier Alfayete “Enseñame la pasta”.

¿Realmente se puede ganar uno la vida escribiendo freelance?

Si, pero he de decir que yo soy un afortunado ya que empece a trabajar para el diario abierto, porque ellos ya me conocían de antes y conocian mi trabajo y la calidad de lo que yo hacía, por eso llegar a un acuerdo con ellos fue fácil.

Sin embargo, también hubo quien me ofreció trabajar a precios irrisorios; como por ejemplo 15 Eur por un articulo, le pregunte al individuo si no se le caía la cara de vergüenza y me dijo que no. Durante todo este proceso, yo estaba convencido de que iba a salir adelante, pero realmente mi idea no era escribir freelance, sino seguir invirtiendo en bolsa y ganarme la vida de esa forma.

De todas formas, estoy aceptando todo tipo de colaboraciones para escribir y trabajando en distintos medios de comunicación porque tengo por sistema no decir que no a nada.

Desde tu punto de vista ¿Cómo ha afectado internet al trabajo de los periodistas?

Internet ha cambiado todo logicamente, aunque a mí, personalmente, me ha beneficiado por mi forma de trabajo actual. Gracias a internet he logrado algo distinto, yo ahora trabajo en mi casa, tengo una flexibilidad horaria que al final no es tal, porque me paso el día trabajando, pero me ha permitido hacer cosas que en mi proyecto vital ni existian. Anteriormente, cuando tenía un trabajo típico fichando, estaba atado a un medio de comunicación en una determinada ciudad y ahora vivo donde quiero gracias a que puedo trabajar desde casa y  realmente en cualquier sitio.

Lo que sí es importante y difícil, es encontrar un jefe o un propietario de negocio que acepte esta forma de trabajo remoto. Es complicado que el empresario español diga “me da lo mismo que tu no estés físicamente,  lo que quiero es que hagas”.  El típico jefe español quiere tener ahí fichando a todo su equipo y claro mientras sigamos fichando y uniendo salario a tiempo de estancia en la oficina, cómo vamos poder trabajar por internet.

¿Qué planes tienes para el futuro?

Por supuesto, quiero ampliar y por eso estoy continuamente moviendo temas para intentar expandir mis perspectivas. Estoy convencido que poquito a poco y con mucho trabajo lo conseguiré. Para mí lo que funciona es trabajar con gente que ya me conoce y conoce mi trabajo.

Algún consejo para los que intentan escribir freelance

Lo más importante que crean en ellos mismos.

Conclusión

El boca a boca funciona ahora más que nunca y los contactos y la agenda de las personas con las que en algún momento has colaborado son fundamentales a la hora de comenzar una nueva andadura profesional.

No olvidar nunca cuidar y mimar la red de contactos, con un buen trabajo y una buena imagen a través del mismo, se convierten en un activo personal tanto como de la compañía en la que se ha trabajado, si no más.

0 comments… add one

Leave a Comment